La realidad absoluta es que depende de tus gustos, necesidades y posibilidades económicas, no hay más; no hay una fórmula secreta que nos diga que la casa es mejor que el departamento o viceversa. En esta ocasión hablaremos de aquellos aspectos “secundarios” que no siempre vemos y que cuando ya estamos viviendo en un departamento, decimos “hubiera escogido mejor una casa” o al revés, vamos a revisarlos:

1. Vecinos

Considera que en un departamento vas a compartir paredes, piso o techo con ellos, y en una casa, no. Punto para la casa.

2. Mantenimiento I

Al compartir la estructura del edificio con los vecinos, estás expuesto a que puedan no cuidarlo de la manera minuciosa en que tú lo harías. Punto para la casa.

3. Amenidades

Actualmente las plazas comerciales, supermercados, escuelas, etc., se construyen tomando en cuenta donde hay complejos de departamentos o desarrollos inmobiliarios y no al revés. Es más fácil encontrar estas amenidades cerca de un edificio de departamentos que de una casa particular, a menos que esté dentro de un fraccionamiento de casas. Empate.

4. Mantenimiento II

Por lo general en los departamentos se paga una cuota monetaria para que externos cuiden y vigilen las instalaciones, en una casa no siempre. Punto para el departamento.

5. Mascotas

En una casa tú decides si la tienes o no, además de que puedes contar con patio o jardín para que se desarrollen correctamente, en un departamento muchas veces hay que negociar con los vecinos para poder tenerlas. Punto para la casa.

6. Precio

Depende de muchos factores como m2, ubicación, materiales de construcción, etc., pero generalmente un departamento es más barato que una casa. Punto para el departamento.

7. Construcción

En una casa puedes ampliar tus espacios o hacer modificaciones en su estructura, en un departamento no siempre. Punto para la casa.

La balanza se inclina un poco hacia la casa, pero como decíamos en un principio, depende de ti. La construcción de casas y departamentos es similar y se usan los mismos materiales, entonces puedes despreocuparte de que uno sea más seguro que otro.

¿Tú qué prefieres y por qué? Déjanos tu comentario.

Las opiniones expresadas en esta publicación son responsabilidad exclusiva del autor y no reflejan necesariamente las de Grupo Santa Rita.

× Iniciar chat